MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿A dónde quieres ir?
Entrar con Google +

Ciudades en Baden-Wurtemberg

11 ciudades en Baden-Wurttemberg

Ciudades en Friburgo
Friburgo de Brisgovia
(15)
Friburgo de Brisgovia, esta en el sur de Alemania, yo hice toda la ruta en tren no cogimos el coche para nada, así que visitemos todo lo que es el centro de Friburgo caminando, empezamos por las típicas calles con sus canales, hasta llegar a la plaza donde se encuentra el edificio rojo, después paseemos por la zona comercial donde estaban sus tiendas y su edificio con el reloj y el letrero del Mc donalds, muy original, quisimos hacer la ruta con el teleférico que se situaba un poco mas retirado del centro pero no pudimos hacerla porque estaba cerrado, es lo que tiene cuando vas de vacaciones en invierno que casi todo esta cerrado. Por eso yo ahora recomiendo que se mire todo bien antes de hacer un viaje, porque sino te pasa lo que ami me paso, pero a pesar de que no pude ver todo el paisaje entero desde el teleférico, me encantó mucho lo que vi desde abajo. Totalmente recomendable, es una cuidad fácil de recorrer, con sus mercadillos de la navidad en cada plazoleta, es precioso y muy mágico, para ir en navidad o con niños es muy bonito. Me gusto mucho los frankfurts que hacían en las paraditas del mercado de la navidad los mejores que e provado estaban muy buenos.
Ciudades en Baden-Baden
Baden-Baden
(6)
Casino, tiendas de lujo, Ferraris, etc... Todo parece fuera de tu alcance hasta que descubres las Termas. En nuestro caso fuimos a las de Caracalla: un lujo al alcance de cualquier bolsillo. Sales como nuevo. (en la foto el Teatro de Baden Baden)
Ciudades en Kehl
Kehl
La ciudad alemana de Kehl está en la margen derecha del Rhin y a la misma altura que Estrasburgo, en Francia. Sola las separa dicho río y se puede cruzar de una a otra a través del Puente de Europa y a través de uno nuevo con una estructura metálica sujeta por enormes tirantes. El barrio que está en la margen del río está formado por viviendas unifamiliares que evidencian un alto poder adquisitivo de sus propietarios. Entre el barrio y el Rhin hay un precioso parque con abundante vegetación y un pequeño río en el centro.
Ciudades en Tübingen
Alterstadt
(3)
La maravillosa localidad de Tübingen, es sin duda una de las ciudades más bonitas del sur de Alemania. Al menos, su casco antiguo, se ha conservado tal y como era en los últimos siglos. Calles, callejones, canales, edificios, pasajes.., todo huele a siglos pasados. Ciudad con una reputación universitaria altísimo, tal vez de las más elevadas de Alemania. Miles de estudiantes viven en esta ciudad, que ha tenido la delicadeza de conseguir que pasear por sus calles sea más fácil y más cómodo para las bicis que para los coches, también en la parte más moderna. Como tenía dos días para estar aquí, el primero lo dediqué a la bici, a disfrutar de su carrril bici, el mejor en el que he "bicicleteado" nunca, de sus alrededores, llenos de ciclo-senderos por entre bosques más que frondosos. El segundo me dediqué a pasearlo y a fotografiarlo, una auténtica gozada de lugar!! No muy caro, seguro, tranquilo, con numerosos garitos "guapos" para salir por la tarde noche y con la siempre exquisita cerveza alemana, lo único que ha resistido al cambio del antiguo "marco" alemán al "euro". Su precio es, casi, casi, más asequible que en España!! Conocí gente, estudiantes, hippies pasados de moda, solitarios bebidos de más y algún/a camarero/a simpático/a. -"Yo le daría una nota muy alta a Tübingen!".
Ciudades en Constanza
Constanza
(6)
Ir de compras es genial. Un lugar encantador para pasar un día sin prisas. Preciosas vistas al lago y se puede coger un barco para visitar la Isla de Mainau, es encantadora. Una isla enteramente dedicada a las flores, en cuyo interior se encuentra el mayor mariposario de Europa. Espectacular belleza.
Ciudades en Friburgo
Centro histórico
(4)
¿Habéis pensado alguna vez realizar una escapada a la preciosa ciudad de Friburgo? Friburgo de Brisgovia la merece, no es de las ciudades más publicitadas quizá, pero es desde luego un lugar donde disfrutar de la arquitectura, la naturaleza y una buena cerveza. Es una ciudad pequeña, de algo más 200.000 habitantes, es sede universitaria y se la considera la capital de la ecología en Alemania. Destino de unos tres millones de visitantes al año. Llegué a Friburgo cruzando la frontera Alemana desde la población francesa de Colmar, en un viaje por Alsacia, del que ya os hablaré más adelante. Era principios de verano y el ambiente universitario se vivía en las calles. Su clima es cálido y soleado, agradable, e invita al paseo por su precioso casco antiguo de calles empedradas y canales, en realidad pequeñas acequias que discurren en paralelo a las aceras por toda la ciudad. Los árboles, parques y jardines inundan todo, no en vano Friburgo es la entrada a la Selva Negra. Se fundó entre los siglos XI y XII, dada su situación se convirtió rápidamente en un centro comercial muy importante, que contaba con grandes privilegios como mercado de madera, lana y plata. En el año 1.200 se construye la bellísima catedral de estilo gótico y en el siglo XV se funda la universidad, ambas señas inequívocas de esta ciudad. Durante los siglos posteriores Friburgo y sus habitantes sufren constantemente diferentes conflictos bélicos desde la guerra de los Treinta años, hasta la segunda guerra mundial que la hacen pasar de mano en mano, o de país en país, ha sido francesa, austriaca, francesa otra vez… y finalmente alemana. Su patrón en San Jorge, y su escudo una cruz roja. Lo españoles tenemos fama de saber disfrutar del tiempo libre, y es cierto, pero también lo es, que en otros países tampoco lo hacen nada mal. El ambiente que se respiraba en la ciudad me llamó muchísimo la atención. Sin duda su carácter de ciudad universitaria aporta un toque de jovialidad y alegría que difícilmente pueden tener otras ciudades. Pero también me encontré con gente de cualquier edad disfrutando de los parques tumbados al sol, paseando por la plaza de la catedral, abarrotada de terrazas y puestecillos de frutas y golosinas. Por tener, ese día tenían hasta funambulistas haciendo equilibrios en un cable a una considerable altura. Quiero decir que era un día soleado y los disfrutaban a tope, parecía que fuera festivo! Pero no, aquí el mercadillo es diario y el disfrute también. Dicen de los habitantes de Friburgo que son un pueblo feliz, será quizá porque es la ciudad alemana que más sol recibe, o por su carácter mas sureño… de lo que estoy segura es de que se trata de un lugar donde se vive muy bien. Friburgo está lleno de acogedoras tabernas, donde beber y comer algo a precios razonables. Me senté en una terracita en la misma plaza a tomar, como no podía ser de otra forma en Alemania, una cerveza. ¿Qué cuál?, ni idea me dejé orientar, lo que no contaba es con el tamaño… ríete tú de nuestras cañas. Pero bueno, fresquita y con aquel ambientazo entraba solita… hasta conservo los posavasos!!! Además de este ambiente distendido, la ciudad invita a conocer su casco histórico, sus calles y casas, rincones románticos, balcones de madera, flores en las ventanas… La joya de Friburgo es la Catedral gótica, famosa por ser de las pocas que conserva los vitrales originales de la Edad Media. El campanario de planta cuadrada, adquiere forma de pirámide octogonal y alcanza los 116 metros. La torre se abre en diferentes niveles de ventanas y está coronada por una delicada aguja. Recomiendo subir, la vista desde lo alto de la ciudad y de la Selva negra bien merece el pequeño esfuerzo. La plaza donde se encuentra esta catedral es la más grande de la ciudad y alberga otro interesante edificio que en sus orígenes fue dedicado al comercio. Su original fachada es de color rojo oscuro, y en las esquinas tiene unas pequeñas torres pintadas de colores, mientras que en la parte baja destaca una galería de grandes arcadas que invita a cotillear el interior. En la misma plaza también tenemos el museo de historia de la ciudad y la Casa del vino de Baden. Pero Friburgo es ideal para un paseo sin rumbo, sin mapa, para encontrarte con la antigua muralla y su gran escalinata al fondo, que recuerda en cierto aspecto a la de la Plaza de España en Roma, por su gentío y bullicio. El viejo y el nuevo ayuntamiento, antiguos conventos o las innumerables plazas que acogen festivales de teatro, música, cine, circo, mercados navideños y ferias varias. Paisajes preciosos, arquitectura única, rincones pintorescos, dulces y artesanía (me compré unos pequeños patitos de cristal que adoro), alegría y buen tiempo… ¿Podemos pedir algo más? Os animo a todos a que, si tenéis oportunidad, dediquéis un fin de semana a esta preciosa villa. Os sorprenderá.
Ciudades en Meersburg
Meersburg am Bodensee
(2)
Un pueblo precioso que no te deja de impresionar
Ciudades en Karlsruhe
Centro de Karlsruhe
(1)
En invierno podrás encontrar una pista de patinaje sobre hielo. El mejor mall de Karlsruhe es lejos Etlinger Thor, que dispone de todo tipo de productos. En los alrededores del mall se forma en navidad el mercado navideño de Karlsruhe y a pocos metros de distancia podrás encontrar el museo de ciencias en Karlsruhe.
Ciudades en Tübingen
Rottenburg
(2)
Es una ciudad medieval, fuimos en el mes de marzo y comenzó a nevar, fue una experiencia maravillosa, recorrimos en plena nevada sus calles empedradas, y nos paseamos en una carreta halada por caballos percherones, recuerdo que fue en plena semana santa.
Ciudades en Rheinfelden
Ciudades en Tübingen
Tübingen
(1)
Es una ciudad hermosa! Muy pequeña pero con detalles únicos