MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿A dónde quieres ir?
Entrar con Google +

Qué hacer en Coblenza

45 colaboradores

17 lugares turísticos de Koblenza

De interés turístico en Koblenza
Deutsches Eck
(4)
Sobre todo los pájaros que volaban cerca mío.
Plazas en Koblenza
Jesuitenplatz
(1)
Es un sitio muy bonito con típicos edificios en Alemania.
Plazas en Koblenza
Am Plan
(1)
Se trata de la plaza que ha sido uno de los lugares de reunión más importantes a lo largo de la historia de la ciudad de Coblenza. Situada en el Altstad o ciudad vieja (el casco antiguo) esta plaza era el lugar de celebración del mercado así como el sitio en el que se organizaban los torneos, los actos importantes de la ciudad y las ejecuciones públicas. Lleva este peculiar nombre de “Am Plan” debido a que únicamente fue pavimentada cuando se convirtió en la primera plaza en aparecer en el plano urbano de la ciudad de Coblenza. El lado sur de la plaza fue duramente dañado en los bombardeos que tuvieron lugar en la Segunda Guerra Mundial, por lo que en esa zona no se han conservado edificios históricos. Sin embargo, en el lado norte de Am Plan se conservan algunos edificios barrocos del siglo XVIII. Además en el edificio situado más al norte y reconocible por sus arcos en la fachada, estuvo ubicado desde 1911 a 1973 un puesto de cuerpo de bomberos de la ciudad. La fuente del centro de la plaza fue en su día la primera canalización de agua de la ciudad, procedente del acueducto Metternich y lleva funcionando desde 1806.
Valles en Koblenza
Valle del curso medio del Alto Rin
Bingen en el sur y Coblenza en el norte marcan los extremos del valle del curso medio del Alto Rin, unos 65 kilómetros que son una enciclopedia viva de la historia de Alemania, ya que fue, y todavía es, una de kas vías principales de comercio del país. Los espectaculares paisajes y la gran concentración de castillos, palacios e iglesias construidos en sus empinadas laderas, en mucho casos cubiertas de viñedos que producen excelentes vinos como el riesling, lo convierten en un destino muy atractivo. El valle puede recorrerse de múltiples maneras. Tanto el ferrocarril como la carretera van pegados a su curso, y también hay senderos peatonales y cicloturistas en todo su recorrido, pero quizás la manera más popular es hacerlo en barco, para lo que también hay muchas opciones, desde un crucero de una o varias horas, a un pase de día para alguna de las líneas que hacen el recorrido entre Colonia, al norte, y Mainz, al sur, y podemos bajarnos en el punto que queramos para luego continuar en el siguiente barco. Yo embarqué en Coblenza en un día soleado de abril, y las 6 horas de recorrido por el río hasta Bingen, sentado en su proa, fueron una auténtica delicia de paisajes, viñedos, pueblos con encanto como Boppard, castillos de cuento como Braubach, y el cruce incensante con todo tipo de embarcaciones, de recreo, cruceros, ferrys para cruzar el río, e interminables gabarras con mercancía.
Catedrales en Koblenza
Liebfrauenkirche
Liebfrauenkirche, o la Iglesia de Nuestra Señora, en español, es una iglesia consagrada al culto católico que se encuentra en el centro de la ciudad de Coblenza. Construida en estilo románico, se sitúa en el punto más alto de la ciudad y, aunque el edificio que vemos hoy en día date de entre los siglos XII y XV, ya que la construcción se demoró bastante en el tiempo, el lugar de culto cristiano se remonta a los primeros años del cristianismo y fue continuado por los francos, el pueblo germánico que se situó en esta zona de Alemania tras la caída del Imperio Romano. En cuanto al edificio, se trata de una basílica de tres naves separadas por sendas arquerías sobre pilares. En el exterior, y como es característico de la arquitectura medieval alemana, se disponen dos altas torres que flanquean la puerta de acceso occidental. En el interior cuenta con un vestíbulo en el que se conservan losas de tumbas de la época renacentista y en la cabecera está el coro gótico, de forma alargada que sigue las normas estilísticas del gótico francés y que se añadió al edificio entre los años 1401 y 1430. Las cubiertas del interior también datan del siglo XV. La Iglesia de Nuestra Señora es una de las iglesias más importantes de Coblenza y, sin duda, merece la pena visitarla.
Iglesias en Koblenza
Florinskirche
La iglesia de San Florín o Florinskirche está localizada en Florinsmarkt, una de las plazas con mayor riqueza arquitectónica y encanto de la ciudad de Coblenza. La iglesia de San Florín es una de las iglesias más importantes de Coblenza y también una de las que más historia posee ya que su construcción comenzó en el año 1100 y se prolongó hasta el siglo XIV ocupando el lugar en que se conservaban los restos de una antigua capilla. De estilo románico, se trata de una iglesia de tres naves separadas por robustos pilares que sostienen una arquería de medio punto. Sin embargo, la cubierta de la nave central evidencia ya la llegada del estilo gótico así como la presencia de tres grandes vidrieras en el ábside de la nave central. Al exterior llama la atención por sus colores blanco y amarillo y por sus dos grandes torres que dominan el horizonte de Coblenza y que flanquean la entrada al templo, una característica propia de la arquitectura medieval de Alemania. La iglesia de San Florín fue duramente dañada durante la Guerra del Palatinado en el siglo XVII pero posteriormente reconstruida. Después de que los franceses tomaran la ciudad de Coblenza en 1794 la iglesia fue secularizada y utilizada como cuartel. En 1820 fue consagrada como iglesia protestante convirtiéndose en el primer templo protestante de la ciudad de Coblenza.
Plazas en Koblenza
Münzplatz
La Münzplatz o “Plaza de la moneda” se encuentra en el Alstad o casco antiguo de la ciuad de Coblenza y su nombre recuerda a la antigua moneda electoral, el Münz. Esta moneda era propia del Electorado de Trier y se acuñó en la ciudad de Coblenza prácticamente sin interrupción desde el siglo XI. De hech, en el siglo XV se convirtió en la principal casa de la moneda del electorado, por delante de la ubicada en la ciudad de Trier, la capital. La casa de la moneda estaba compuesta por varios edificios que se ocupaban de todo el proceso de fabricación, análisis y control de calidad. Estos edificios fueron en su mayoría derribados en el siglo XIX dando lugar a la actual Münzplatz. Aunque el edificio Münzmeisterhaus, construido en 1763 se ha conservado hasta nuestros días. También en esta plaza en “Haus Metternich” nación en 1773 Clemens Wenceslaus von Metternich, quien posteriormente sería Ministro de Asuntos Exteriores para la casa de Habsburgo y Canciller del Estado del Imperio Austríaco. Metternich, también conocido como “el arquitecto de Europa” lideró entre 1814 y 1815 el Congreso de Viena en el que se rediseñaron las fronteras de Europa tras la caída del régimen napoleónico y donde se decidió que Coblenza sería la capital de la nueva provincia prusiana. La fuente que se encuentra en la plaza fue un regalo de la caja de ahorros en 1992 con motivo del 2000 aniversario de la ciudad de Coblenza.
De interés turístico en Koblenza
Weindorf
Paseando por la orilla del Rin a su paso por la ciudad de Coblenza, podemos encontrar interesantes monumentos como el Weindorf, o lo que es lo mismo, la Ciudad del Vino. Y es que Coblenza es una localidad con una importante tradición vitivinícola, algo que se remonta, cómo no, a la época romana. El Weindorf es un conjunto de casitas tradicionales que se construyeron con motivo de la Exposición Imperial del Vino Alemán, una exposición que se celebró en 1925 en el marco del 1000 aniversario de la región de Renania. Cada uno de los cuatro edificios que componen el Weindorf es estilísticamente diferente ya que representan a cada una de las cuatro principales regiones productoras de vino en Alemania. Durante el certamen, los productores de cada una de las diferentes regiones presentaban sus vinos al público. El conjunto arquitectónico gustó tanto que, pese a haber sido construido con una finalidad y con perspectivas efímeras, decidió conservarse y gracias a ello ha llegado hasta nuestros días, y eso que fue destruido durante los bombardeos aéreos en la Segunda Guerra Mundial, pero en 1951 fue reconstruido. Hoy en el restaurante que se encuentra en su interior se pueden degustar hasta 750 tipos de vino diferentes y probar las especialidades gastronómicas de la región en un entorno inigualable.
Plazas en Koblenza
Florinsmarkt
Casi a orillas del Mosela y en el Alstad o casco antiguo de la ciudad de Coblenza se encuentra Florinsmarkt, una de las plazas con más encanto de la ciudad. En la Edad Media fue el centro político y de negocios por excelencia de la Coblenza y a que era el lugar donde se celebraba el mercado de San Florín. Tanto el mercado como la plaza toman su nombre de la Iglesia de San Florín, una bonita basílica del siglo XII que hoy está consagrada al culto protestante. Pero no es este el único edificio histórico de la plaza ya que el conjunto formado por la basílica, la antigua fiesta y salón de baile, el Schöffenhaus y la Bürresheimerhof son uno de los conjuntos arquitectónicos más bonitos de la ciudad. El antiguo salón de baile o Danzhaus data de 1419, aunque fue reconstruido en el siglo XVIII. En la planta baja que da al río Mosela se ubicaban los comerciantes, mientras que en el resto de los pisos se celebraban reuniones y fiestas. En este edificio se ubicó hasta 2012 el Museo del Rin Medio, que hoy se encuentra en el Forum, con una importante colección de pinturas del romanticismo. Debajo del reloj de la fachada está la figura del Augenroller “el que mueve los ojos” y se según dicen recuerda a un bandido que murió ajusticiado en el siglo XVI.
Estatuas en Koblenza
Schängelbrunnen
Junto al ayuntamiento de Coblenza y muy cerquita de Jesuitenplatz, el lugar de reunión por excelencia de la ciudad, se encuentra el Schängelbrunnen, un curioso monumento que se ha convertido en el símbolo de Coblenza. Se trata de una fuente en la que la figura de en cobre de un niño escupe un chorro de agua a unos dos metros de distancia en intervalos más o menos regulares de unos dos minutos, por lo que cuidadito al acercarse y ponerse delante. El monumento fue diseñado en 1941 por Carl Burger y está dedicado al símbolo de la ciudad, el “Kowelenzer Schängel” un término que hoy designa a los habitantes de Coblenza pero que en otra época hacía una referencia un tanto despectiva a los hijos que nacían de forma ilegítima entre las mujeres de Coblenza y los soldados franceses entre 1794 y 1814, época de la ocupación francesa en Westfalia. Muchos de esos niños recibían el nombre de Schang, una deformación del francés Jean. Así pues el Schängel se convirtió en algo así como el equivalente alemán de nuestro pícaro, famoso por sus bromas y su perspicacia. Hoy la figura se ha convertido en todo un símbolo de la ciudad y lejos de su origen despectivo el carácter del Schängel bromista y divertido es el que se identifica con los ciudadanos de Coblenza.
Plazas en Koblenza
Zentralplatz
Zentralplatz es la plaza principal de la ciudad de Coblenza y aunque no se trata de un lugar histórico dentro del Alstad se ha convertido en uno de los lugares más animados de la ciudad. Este espacio fue creado en el proyecto de reconstrucción de Coblenza tras la Segunda Guerra Mundial, cuando toda esta zona, que por aquel entonces estaba densamente edificada con casitas de madera, quedó completamente destruida por los duros bombardeos que asolaron la ciudad de Coblenza. Durante la segunda mitad del siglo XX se llevaron a cabo varios proyectos de reconstrucción y aprovechamiento del espacio de la plaza. La última reforma se llevó a cabo en 12013 con la apertura del Forum Confluentes un nuevo espacio que es la suma de varios edificios entre los que hay un gran centro comercial y un centro cultural. En este último, además de la oficina de turismo de la ciudad de Coblenza se encuentra el Museo Mittelrhein, con una variada colección de arte alemán y el Romanticum, un novedoso museo que ofrece a sus visitantes la experiencia de conocer, de manera interactiva, el romántico valle del Rin. En el edificio del Forum Confluentes se encuentra también la biblioteca pública de la ciudad.
Castillos en Koblenza
Alte burg
El Alte Burg es el antiguo castillo de la ciudad de Coblenza, situada en la confluencia de los ríos Rin y Mosela en la región de Renania, en Alemania. Este edificio data del siglo XIII y se encuentra en la zona más baja del Alstad o casco histórico de Coblenza, a orillas del río Mosela y a muy pocos metros del puente Balduin o Balduinbrücke. En el lugar que hoy ocupa el Alte Burg se han encontrado restos de época romana y se sabe que hubo una residencia. En concreto la residencia de la familia Arken, una familia nobiliaria que construyó su palacete sobre los restos de la torre romana en 1185. En el siglo XIII estableció allí su residencia Heinrich II von Finstingen, el elector de Trier, con el objetivo de convertir el Alte Burg en un bastión para evitar el movimiento de independencia de los ciudadanos de Coblenza en 1277. Como residencia electoral se fue fortificando poco a poco con la construcción de un foso y de varias torres. A lo largo del tiempo ha sido ampliado y reconstruido en varias ocasiones y durante la ocupación francesa fue vendido a particulares. Cuando volvió a ser propiedad de la ciudad de Coblenza, albergó en su interior la biblioteca pública, hoy en el Forum Confluentes, y hoy en día contiene el archivo histórico de la ciudad. Se trata, sin duda, de uno de los edificios más emblemáticos de Coblenza y merece la pena pasear por sus alrededores.
Iglesias en Koblenza
Basílica de San Castor
La basílica de San Castor, situada junto a al Deutches Eck, uno de los principales monumentos de Coblenza, es la iglesia más antigua de la ciudad y data nada menos que del silgo IX. Además, desde el año 2002, la Basílica de San Castor forma parte, junto con el paisaje natural del valle medio del río Rin, de la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO. La iglesia fue construida entre los años 817 y 836 por el arzobispo de Trier y con el apoyo de Luis el Piadoso y permaneció fuera de las murallas de la ciudad hasta el siglo XIII. Se trata de una basílica de tres naves con dos altas torres flanqueando el acceso, un rasgo muy característico de las iglesias románicas alemanas, aunque estas torres han sido reconstruidas en varias ocasiones y tan solo las estructuras de la base pertenecen a época carolingia. Tiene otras dos torres en el transepto, lo que confiere al conjunto un aspecto muy estilizado. Junto a la iglesia se construyó también un monasterio, muy ligado a la historia del Sacro Imperio Romano Germánico y fue un importante punto de encuentro para los reyes tras la división del Imperio a la muerte de Carlomagno. Hoy, es un monumento imprescindible en cualquier visita a Coblenza.
Palacios en Koblenza
Antiguo palacio electoral
Este imponente edificio de la ciudad de Coblenza se encuentra ubicado a la orilla del Rin, y es uno de los pocos ejemplos de monumentos palaciegos de estilo clasicista francés en todo el suroeste de Alemania. Es también uno de los últimos palacios residenciales construidos en Alemania poco antes de la Revolución Francesa. Este edificio fue construido entre 1777 y 1786 por orden del príncipe Clemens Wenceslau de Sajonia, el último Elector de Trier que al estallar la ocupación tuvo que huir del palacio que, todavía inacabada su decoración, fue utilizado como hospital militar. A mediados del siglo XIX fue designado como residencia oficial de la familia real prusiana en sus estancias en Renania y entre 1850 y 1858 fue la residencia del príncipe Guillermo I, antes de convertirse en káiser y su esposa, la Emperatriz Augusta. Gracias a esta coyuntura se reformó y adecentó toda la orilla del Rin, creando un bonito y agradable paseo que todavía lleva el nombre de la Emperatriz Augusta, quien incluso después de morir su marido, el Káiser Guillermo I, siguió visitando la ciudad de Coblenza todos los años. Durante la época nazi el edificio hizo las veces de teatro y tras ser reconstruido en 1951 se ha convertido en una sala de fiestas y banquetes. También se encuentra allí el Gran Café. Merece la pena acercarse a conocerlo, aunque solo sea para pasear por sus agradables jardines.
De interés turístico en Koblenza
Antigua sede del Gobierno prusiano
Paseando por el Rin a su paso por la ciudad de Coblenza hay un imponente y robusto edificio que llama mucho la atención. Se trata del antiguo edificio del gobierno prusiano que fue construido entre los años 1902 y 1906 para servir como sede principal al gobierno prusiano en la región y como principal oficina de control, todo ello debido al incendio del anterior edificio. Fue el mismísimo Káiser Guillermo II quien, sobre los planos, llevó a cabo numerosos cambios, principalmente en las torres y en los tejados para conectar la estética del edificio con el periodo Staufer, un estilo que toma el nombre del maestro gótico de Renania Hans Sixt von Staufer que realizó numerosas obras en la región entre 1515 y 1532. Esta es quizás la razón por la que el edificio nos recuerda más bien a un imponente castillo medieval, con su cuerpo central coronado por un gablete y sus anchas torres en las esquinas, enmarcando el edificio de piedra y donde piso a piso se superponen diferentes motivos decorativos en los arcos de las ventanas. El conjunto constituye uno de los mejores ejemplos de arquitectura neorrománica, aunque hoy no puede visitarse su interior ya que se utiliza como sede administrativa.
Monumentos Históricos en Koblenza
Monumento a la Emperatriz Augusta
Paseando por la orilla del Rin dese el Deutches Eck y disfrutando de un bonito paseo, se llega hasta los jardines de la Emperatriz Augusta, un bonito bulevar construido entre 1856 y 1861 y diseñados por el famoso arquitecto paisajista Peter-Joseph Lenné. En el entorno de los jardines hay numerosos monumentos, uno de ellos, el monumento a la Emperatriz Augusta, la que fuera la esposa del Káiser Guillermo I. Lo cierto es que durante algún tiempo tanto ella como su esposo se instalaron en la ciudad de Coblenza. Y debieron de ser unos días muy felices para Augusta de Sajonia, ya que una vez muerto su marido, ella siguió regresando periódicamente a Coblenza. Y es que la ciudad gozó durante su estancia de un destacado ambiente cortesano e intelectual ya que acudían a la ciudad numerosos pensadores y mentes liberales de la Alemania de mediados del siglo XIX. Aunque a su muerte en 1890 Augusta fue enterrada en Charlottenburg, junto a su marido, en Coblenza se rindió homenaje a la Emperatriz con este monumento de estilo neoclásico diseñado por Bruno Schmitz entre 1895 y 1896, simbolizando el agradecimiento de los ciudadanos a esta mujer que no solo obsequió a la ciudad con la construcción de los jardines del Rin y la dotó de fondos para su mantenimiento sino que también se preocupó por promover la creación de instituciones benéficas en la ciudad.
Estaciones de Tren en Koblenza